domingo, 31 de enero de 2016

Mejoramiento de la Calidad de los Aprendizajes Básica Primaria Panamá



                                    











                                                                                                                   

sábado, 30 de enero de 2016

Tejiendo Palabras- Lenguas Mayas en Guatemala.


Otro hecho significativo que se dio en Guatemala fue el de la adaptación del abcdespañol  a las cuatro lenguas mayas más habladas en el país. 


Cerca de un 70% de la población guatemalteca habla aún alguna lengua maya; 21 de éstas lenguas coexisten al lado del “castilla”, que es el nombre con que se conoce al español. 

Para adelantar este proceso nos reunimos con un grupo de lingüistas y 
especialistas para analizar 
si era posible adaptar las estructuras del lenguaje occidental a las estructuras de las lenguas mayas. Los resultados fueron positivos y, en 1999, con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo, hicimos la edición del juego para las lenguas mayas K’iche’, Mam, Kaqchiquel  y Q’eqchi’, cada uno con sus dos cartillas complementarias.

































Proyecto Nacional de Alfabetización del CONALFA en Guatemala

Para 1993 y después de haber realizado programas piloto sobre el funcionamiento de los materiales en varias comunidades,  el Comité Nacional de Alfabetización -Conalfa-  de Guatemala, decidió realizar su propia edición del abcdespañol , adaptándolo a las características del país. 


Carátula del abcdespañol para Guatemala
1993.

Para este fin, debimos realizar algunos cambios, no en la esencia del método, sino en la utilización del vocabulario propio de ellos. Incorporamos la “tortilla”, que es de su diario vivir, el “güipil ” que es una prenda de vestir, y el maíz tenía que entrar, claro, porque para los mayas es fundamental. 

Ese mismo año el Conalfa recibió mención de honor en el Premio de Alfabetización de la Asociación Internacional de Lectura, promovido por la Unesco.



La matemática en forma de juego, 
es parte integral del proceso.

El proceso de alfabetización incluyó la capacitación de más de mil maestros y promotores de aprendizaje de las ocho regiones educativas del país.


Cada juego tiene sus cartillas complementarias.

El Ábaco Vertical

La cuantificación exige operar dentro de un sistema, y como tal sistema maneja símbolos- en este caso numerales- entonces, es indispensable conocer el sistema numérico dentro del cual se realizan los cálculos y las operaciones.





Existen muchos modelos de ábaco: el chino, el japonés, el ruso. También están los diseños de los indígenas americanos.Hemos dado prioridad al Ábaco Vertical, o ábaco abierto, (o ábaco hindú, como le reconocen algunos) por su valor didáctico, ya que permite observar su estructura y organizarlo paso a paso haciéndolo compatible con la concepción constructivista del aprendizaje.




El sólo hecho de organizar sus partes para conformar un todo estructurado, es una propuesta clara y sencilla para descubrir y consolidar los procesos inductivos y deductivos.

Su uso adecuado posibilita la asimilación consciente de los siguientes contenidos:
  •    Cantidad y cardinalidad
  •    Sistemas numéricos
  •    Sistemas Decimal
  •    Valor absoluto y relativo
  •    Valor posicional
  •    Operaciones básicas
  •    Solución y formulación de problemas
  •    Prueba de respuestas y análisis de procesos.
Ya que es un diseño lúdico, se aprende haciendo. No son actividades aisladas; se conforma un complejo didáctico que estimula la intervención de las Operaciones del Pensamiento: observar, comparar, clasificar, interpretar, codificar, reunir y organizar datos, formular hipótesis, diseñar gráficos….

Cuando Piaget habla de operaciones se refiere a acciones coordinadas, reversibles, ya internalizadas. Y Vigotsky habla de “reconstrucción interna de una operación externa”. Estos principios se logran dentro del Juego estructurado partiendo de las operaciones concretas hasta las operaciones formales, es decir, el paso de lo concreto a lo abstracto y viceversa.


Por lo tanto, se afirma que “Aprender es realizar acciones, operaciones, procedimientos y algoritmos”. Entonces, nuestra propuesta es promover y colaborar en ese proceso; iluminar esos Caminos (de Símbolos, de Cifras, de Signos, partiendo de la realidad).



La Caja Lógica puente para la Alfabetización Tecnológica

También, a principios de los 80,  empiezan a utilizarse de manera más amplia los juegos/herramienta que había creado años antes y que venía probando con mis alumnos de manera reducida: La Caja Lógica, El Ábaco Vertical, los Cubos Gramaticales. 

La Caja Lógica:








Entre los elementos conceptuales de mayor circulación, los símbolos ocupan un lugar destacado. No es posible recorrer el mundo sin utilizar símbolos de todo orden. Hoy, hasta el dinero- que era contante y sonante- se maneja representado en sus equivalentes simbólicos. El metal y el papel moneda circulan tomando la forma de cheques o de tarjetas. Podríamos decir que son símbolos de símbolos, cuya utilización exige el uso ágil y acertado de combinaciones tecnológicas que también operan con símbolos, ya sean icónicos o arbitrarios.

Es indispensable, entonces, aprender a decodificar y producir símbolos para luego relacionarlos con nuevos códigos, tales como la lectoescritura en lo referente a cualificación y la matemática en lo concerniente a cuantificación.

La “Caja Lógica” desarrolla, dentro de una perspectiva lúdica, procesos de simbolización. Parte de una realidad caótica captada a nivel sensorial, para llegar a organizarla en una estructura orgánica mediante un recorrido acompañado de la percepción y del razonamiento lógico.
Por esta razón (de privilegiar proceso sobre resultado), la Guía se denomina“Caminos de Símbolos”, ya que los caminos son mucho más ricos en experiencias que el punto de llegada.

Los ejercicios que propone y desarrolla la “Caja Lógica” generan el hábito de sistematizar la información. Esta habilidad para la sistematización permite conectar conocimientos afines y establecer diferencias conceptuales, partiendo del plano material – sensorial – concreto – empírico, para llegar hacia lo racional – abstracto – teórico.

Basado en la visualización se llegará al plano de representaciones complejas, que permitirán leer y diseñar gráficos, planos, modelos. Esta ejercitación, una vez interiorizada, conducirá al reconocimiento y  construcción de algoritmos.

La “Caja Lógica” puede constituir el gérmen de los denominados mapas conceptuales, indispensables en los procesos de asimilación consciente y en la motivación intrínseca que requieren lo futuros autodidactas altamente competentes. Es un puente para la alfabetización tecnológica.



jueves, 28 de enero de 2016

Libros para Pre-escolar Acuarela y otras Publicaciones


En 1979, Cultural Colombiana Editores conformó un equipo inter- disciplinario, con Javier González como coordinador para producir una serie de textos a partir del pre-escolar. 

Es así como en el año 1980 se publica la Serie Acuarela, cuya novedad consistía en desglosar aprendizajes para las áreas de matemática, lenguaje, sociales y naturales y manualidades con una guía para los educadores.













En 1999 se publicó la "Ventana Mágica del Saber Infantil", una colección de seis tomos de lectura sobre la aventura humana.













Viaje Pedagógico de Javier González Quintero




Javier González Quintero   fue un niño trabajador, inquieto y, para algunos, un poco intenso. Nunca expuesto a labores de fatiga para sobrevivir,  sencillamente siempre estuvo ocupado en algo útil. Su madre creía en el trabajo como una de las más eficaces formas de orar. Su padre le enseñó a enderezar puntillas en forma práctica y amable: a un martillo pequeño le adaptó un mango de hierro, potenciando con el peso la efectividad del golpe.

Añorando estas vivencias recuerda Javier: “Me sentaba en un banquito cómodo, y frente a mi “puesto de trabajo”, en el patio de mi casa, me colocaban cajas de cartón con las medidas: media pulgada, una pulgada, pulgada y media… Pero no en palabras (pues todavía no había entrado a la escuela) sino con líneas equivalentes a cada una de las longitudes. Además, debajo de cada línea me anotaban el numeral: ½- 1- 1 ½ ¡”Quién creyera que posteriormente, en la primaria, para mí los números enteros, fraccionarios y mixtos fueran un juego”!

A la escuela solo pudo ingresar a los 7 años, edad en que se llegaba al “uso de razón” según el catecismo del padre Astete. Hoy está comprobado que los niños deben empezar su formación lo antes posible. Para Javier los trabajos con sus padres se convirtieron en su educación pre-escolar. Al entrar a la escuela ya había adquirido varios conocimientos, estaba preparado para sus primeros años y aprovechaba estas habilidades para ayudar a sus compañeros a entender conceptos que ellos no lograban captar en las explicaciones del pizarrón

Disfrutaba jugar con el trompo y también con las canicas. Parecía ser de esos niños que hacen de todo y que todo lo hacen con gusto y alegría ilimitada. Según él, esas actividades de infancia y aquellas que él cataloga como “aprendizajes amables” en la escuelita parroquial y en la anexa a la Normal Superior, le marcaron inquietudes muy fuertes, que seguirían vigentes hasta comenzar a desarrollar su emprendimiento social. Su niñez, ocupada en acciones que exigían concentración, fue un período poderoso para grabar y absorber como esponja todo lo que sucedía.